4 ene. 2011

El Movimiento Sin Miedo demanda al Gobierno encarar tres desafíos urgentes y necesarios

La Paz, 2 de enero de 2011 (MSM)- El Movimiento Sin Miedo demandó este domingo al presidente Evo Morales y al Gobierno nacional asumir tres desafíos urgentes que permitan reordenar la economía del país y reencauzar el proceso de transformación, a tiempo de saludar la determinación de abrogar el decreto del gasolinazo.
En conferencia de prensa brindada en su sede partidaria, su máximo líder, Juan Del Granado Cosio; el alcalde paceño Luis Revilla Herrero y parte de la dirigencia se refirieron a los acontecimientos de los pasados días que culminaron en el anuncio presidencial de la derogatoria del decreto 748.
“El primer desafío es el sinceramiento de la economía, la transparentación de los indiciadores económicos nacionales, porque está claro que las cifras no cuadran, que el gasolinazo no se debió exclusivamente al contrabando,  tenemos que conocer los bolivianos los datos de los ingresos fiscales, tenemos que conocer los indicadores principales relativos a la inversión, pero además tenemos que conocer las reservas de gas, de líquidos y de toda la política hidrocarburífera”, sostuvo Del Granado.
En segundo lugar, planteó la necesidad de una reestructuración profunda de las políticas públicas y de las principales instituciones del Estado,  una verdadera estrategia boliviana de hidrocarburos concentrando esfuerzos en la exploración y la explotación y la reposición de las reservas de líquidos y gas, pero sobre todo la mayor producción efectiva de hidrocarburos para garantizar la soberanía energética de hidrocarburos de Bolivia.


“Requerimos una urgente reestructuración de Yacimientos Petrolíferos Bolivianos y de la Empresa de Industrialización de Hidrocarburos, no podemos continuar con estos interinatos ineficientes e improvisados, pero está claro que el país requiere una verdadera política de desarrollo productivo nacional, de inversión productiva, de generación de empleos y, por supuesto, de industrialización de nuestros recursos naturales”, aseguró.
En tercer lugar, el Movimiento Sin Miedo demandó una verdadera reconducción política para revalorizar, restablecer y recuperar un verdadero proceso de transformación en el país que no solamente suponga políticas públicas vinculadas al interés popular; sino tolerancia, pluralismo democrático, y el reencauzamiento del proceso de transformación.
“Creemos que esta derogatoria es un logro no del Movimiento Sin Miedo, no de ningún grupo en particular, sino que se trata de un logro del conjunto del país, de esta inmensa mayoría de bolivianos y bolivianas que en todo el país se movilizaron de manera pacífica, de manera democrática y de manera firme planteando que se deje sin efecto una medida claramente anti popular y anti nacional”, saludó.
El MSM desmiente acusaciones
Sobre la responsabilidad de los disturbios, el alcalde de La Paz y dirigente del Movimiento Sin Miedo, Luis Revilla dijo que se pasó de la acusación un tanto graciosa del Comandante de la Policía hacia las cebras y la Guardia Municipal de haber promovido la violencia, a acusaciones del presidente del Estado plurinacional que carecen de veracidad.
“Ustedes han visto nuestro comportamiento a lo largo de la pasada semana, hemos estado instando en varios momentos, de manera pública y de manera privada a las instituciones y a la organizaciones que ante todo conserven la calma y lleven adelante sus manifestaciones y movilizaciones de manera pacífica”, recordó Revilla.
El burgomaestre pidió que al presidente se le informe de manera adecuada y no le lleven rumores que se esgrimen con la única finalidad de desacreditar a los líderes del Movimiento Sin Miedo y, en este caso,  a autoridades.
“Rechazamos estas afirmaciones que –reiteramos- carecen de toda veracidad y más bien que fue la ciudadanía testigo de la actuación del Movimiento Sin miedo y cómo va a seguir actuando hacia a delante”, manifestó.
Del Granado refirió que fueron miles de amas de casa, mineros, desocupados, profesionales, transportistas y jóvenes, entre otros, quienes se pronunciaron de manera masiva y contundente  a tiempo de valorar que el presidente Morales haya escuchado esa voz y a esa movilización.
Los dirigentes del Movimiento Sin Miedo repudiaron los excesos y hechos de violencia desatados en las movilizaciones de protesta contra el hipergasolinazo.