17 feb. 2016

REFERENDO 2016: SI o NO DOS REALIDADES CONTRAPUESTAS

CONSECUENCIAS DEL SÍ Y OPORTUNIDADES DEL NO

EN EL REFERENDO DE LAS MARGARITAS DEL 21F

Por Fabián II Yaksic[1]
El Presidente Evo Morales quiere saber si todavía el pueblo lo quiere o no, para ello nos está arrastrando a una nueva polarización política y social sólo para satisfacer su ego y la reproducción del poder de su entorno palaciego. El próximo domigo 21 de febrero Evo estará deshojando margaritas esperando el resultado del denominado "referendo constitucional" y evidenciar si el pueblo lo quiere "mucho, poco o nada".
La oposición esta vez no tiene mucho que perder, salvo una disputa de quien podría salir liderizando el resultado. La previsible victoria del NO, será eminentemente ciudadana, pues pese a cierta oposición conservadora indeseada que el gobierno trató de resucitar, es posible que la "lucidez" ciudadana marque un hito democrático de pronóstico reservado. Es el gobierno, el MAS y sobre todo Evo Morales y Alvaro García Linera, quienes SÍ tienen mucho que perder en este forzado y precipitado referendo, de ahí que la inversión oficialista millonaria en propaganda con recursos públicos, pretende transformar el referendo del 21F en un plebiscito del miedo a un retorno apocalíptico al "pasado neoliberal" para quienes se atrevan a votar NO, y la continuidad del paraíso terrenal que necesita MÁS tiempo de Evo Presidente hasta volvernos una potencia universal.
La maniquea manipulación oficialista de la opinión pública basada en la mentira e impostura gubernamental, requería de una labor orientadora del electorado, por parte del Tribunal Supremo Electoral que no se notó. Por ello, y por si todavía no está claro, en el referendo del 21 de febrero votaremos SI estamos o NO de acuerdo en modificar el artículo 168 de la CPE que establece que: “El periodo de mandato de la Presidenta o del Presidente y de la Vicepresidenta o del Vicepresidente del Estado es de cinco años, y pueden ser reelectas o reelectos por una sola vez de manera continua”. El texto con el que se pretende modificar el Art. 168 es el siguiente: “El periodo de mandato de la Presidenta o del Presidente y de la Vicepresidenta o del Vicepresidente del Estado es de cinco años, y pueden ser reelectas o reelectos por DOS VECES de manera continua”. Con el aditamento en la papeleta, que irá a votación en el referendo, de que: “Por Disposición Transitoria de la Ley de Reforma Parcial de la Constitución Política del Estado, se considera como primera reelección al período 2015-2020 y la segunda reelección el 2020-2025”.
Es decir, lo que pretenden hacernos votar no sólo es por una reforma parcial de la Constitución tan importante, como es la de levantar los límites constitucionales al tiempo de mandato de nuestros gobernantes, sino que además de manera tramposa, votaremos si estamos o no de acuerdo con la acomodaticia interpretación de que, si se aprobara la modificación constitucional propuesta, también se aprobará la aclaración que beneficia al actual binomio gobernante, haciendo desaparecer los 10 años anteriores de Evo y Alvaro (2006-2014), transformando su tercer periodo (2015-2020) y segunda reelección en "primera reelección", y hacer de un hipotético cuarto período (2020-2025) y tercera reelección una "segunda reelección". No contentos con los 14 años de gobierno contínuo ya asegurados, del 21 de enero de 2006 al 21 de enero de 2020, en base a "trampitas" e interpretaciones inconstitucionales validadas por el TCP; quieren habilitarse, de ganar el SÍ,  como candidatos el 2019, para posibles 19 años de gobierno contínuo de Evo Morales, coincidiendo con el bicentenario de la fundación de Bolivia.

CONSECUENCIAS DEL SÍ

Las consecuencias, de ganar el SÍ en el referendo del  21F, serán las siguientes:
  • Se beneficiarán dos dirigentes y su partido político impulsores de la reforma parcial de la CPE, para habilitarse a su CUARTA postulación, lo que va en contra de la voluntad popular expresada en el referendo del 25 de enero de 2009, cuando aprobamos la nueva CPE con la reelección sólo por una sola vez de manera continua, como mecanismo medular de la democracia representativa, que limita el ejercicio del poder a máximo 10 años.
  • El intento prorroguista de Evo Morales y Alvaro García Linera, al considerarse imprescindibles e insustituibles, determina que el “proceso de cambio” esté asentado en la “lógica del carrusel”, donde todo gira en torno a los caudillos de turno, acentuándose el "culto a la personalidad" que degenera en tiranía.
  • Se condensará la injerencia y la subordinación al Gobierno nacional de los órganos judicial, tribunal constitucional y electoral, lo que acentuará el abuso de poder que ya es una práctica recurrente de los gobernantes.
  • Se devaluarán aún más las funciones de fiscalización de la Asamblea Legislativa Plurinacional, de control gubernamental por parte de la Contraloría, así como las de defensa de la sociedad, tanto de la Defensoría del Pueblo como del Ministerio Público.

OPORTUNIDADES DEL NO

En contrapartida una victoria del NO, como reflejan las encuestas, implicará una gran oportunidad para la democracia en los siguientes aspectos:
  • Por decisión de la mayoría ciudadana, se mantendrá inalterable el artículo 168 de la CPE, lo que implicará un blindaje y revalorización de la vigencia plena de la Constitución Política del Estado en al menos este aspecto medular del Estado de Derecho, ratificando la limitación constitucional del mandato del Presidente y Vicepresidente, que podrán ser reelectos por una sola de vez de manera continua.
  • Un triunfo del NO será una oportunidad para renovar todo el sistema político boliviano, empezando por el MAS, pero también por la oposición, que requiere nuevos liderazgos.
  • El Presidente Evo Morales tendrá que dedicarse a gobernar los cuatro años que le quedan de su tercer mandato, pensando en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones. Los 10 años transcurridos hemos tenido un CANDIDATO permanente aprovechando su cargo de PRESIDENTE. Con un triunfo del NO esperamos recuperar un Presidente que haga un giro en su gestión, para sentar las bases de su prometida Agenda Patriótica 2025 sin demagogia electorera, sino, más bien, acción programática efectiva.
  • En los últimos cinco años se ha tejido una red de extorsión y corrupción en el Órgano Judicial, Ministerio Público y Tribunal Constitucional, hoy tan corruptas como siempre, con la permisividad cómplice del Gobierno nacional. Una victoria del NO, permitirá alentar esperanzas de empezar a trabajar en la independencia e institucionalidad en estas tres entidades de la justicia boliviana, imprescindibles para la plena vugencia del Estado de Derecho en el país.
Está en manos del soberano, votar SÍ al continuismo de la mentira, la impostura y la corrupción; u optar por la esperanza de una Nueva Oportunidad para reconstruir la institucionalidad democrática perdida, votando NO. NO desaprovechemos ésta oportunidad

[1] Fabián II Yaksic, ex Viceministro de Descentralización, ex Diputado Nacional.  

Entrevista a Fabián II Yaksic en RADIO LÍDER