17 oct. 2016

DESCONCENTRACIÓN Y RENOVADA GOBERNANZA

La Paz 17 de octubre de 2016 .- El día de ayer se publicó en el periódico La Razón en su suplemento El Animal Político, el articulo denominado DESCONCENTRACIÓN RENOVADA Y GOBERNANZA EN EL ALTO escrito por Fabián II Yaksic Feraudy actualmente Delegado de la Comisión del Pacto Fiscal por la Gobernación de La Paz.

DESCONCENTRACIÓN Y RENOVADA GOBERNANZA

EN LA CIUDAD DE EL ALTO

Por Fabián II Yaksic Feraudy[1]
La ciudad de El Alto tiene algo más de tres décadas de creación, un tiempo corto como entidad territorial autónoma, pero intenso en su protagonismo histórico, sobre todo desde las jornadas de insurgencia y movilización vecinal durante la primera década del Siglo XXI. Hoy la ciudad de El Alto vuelve a ser noticia por las movilizaciones de algunas juntas vecinales focalizadas en el Distrito 8, el segundo Distrito más poblado del Municipio de El Alto, con algo más de 120.000 habitantes, que representa el 14% del total de la población del municipio, que de acuerdo al Censo de Población del 2012 llega a 848.000 habitantes. Dichas movilizaciones, aunque poco masivas, han sido bastante efectivas, de impacto mediático, y lamentablemente violentas, al momento de sostener un bloqueo de caminos de rutas de vinculación interdepartamental.

La demanda inicial apuntaba a exigir la renuncia de la Subalcaldesa del Distrito 8, aspecto finalmente atendido por la Alcaldesa, para levantar los bloqueos y comenzar el diálogo, pero que podría extenderse, según resoluciones de organizaciones sociales afines al MAS, a la renuncia o destitución de todas las máximas autoridades ediles de las 14 Subalcaldías con las que cuenta el Gobierno Autónomo Municipal de El Alto.

La Alcaldesa Soledad Chapetón, ha denunciado a varios dirigentes afines al Movimiento al Socialismo en actos de “sedición”, destinados a desestabilizar su gestión de casi un año y medio. Esta denuncia tiene antecedentes penosos que evidenciarían ese extremo. Recordemos la sentencia emitida por Braulio Rocha, máximo dirigente de los gremiales afín al Gobierno del MAS, que luego de conocer la victoria electoral de Soledad Chapetón, amenazó públicamente a la Alcaldesa recién electa con estas temerarias palabras: "Voy a ser tu pesadilla por el resto de tu vida”. Parece que Rocha está empezando a cumplir sus amenazas, cuando él y varios “dirigentes” vinculados a la gestión del ex Alcalde Patana del MAS, están siendo investigados por su supuesta participación en los trágicos sucesos del pasado 17 de febrero, cuando una movilización social de “juntas escolares, reclamando inversiones”, derivó en la quema de las oficinas de la Alcaldía, donde funcionaba el propio despacho de la Alcaldesa, bajo la mirada pasiva de la Policía Boliviana y el entonces Viceministro de Régimen Interior, que lamentablemente derivó en la muerte de seis funcionarios municipales. Todo indica que el panorama podría complicarse, en función de una perversa estrategia de desgaste de la imagen de la Alcaldesa, que sustente posibles escaramuzas destinadas a acortar su mandato, o “generar condiciones” para auspiciar un referendo revocatorio de mandato a mitad de su gestión, como permite la Constitución Política del Estado, cumpliendo los requisitos establecidos en la normativa vigente.

Desde que en 1999, hace 17 años, se instauraron, mediante Ordenanza Municipal, las Subalcaldías en cada uno de los hoy 14 Distritos de El Alto, especialmente en la pasada gestión de Patana, los dirigentes de las Juntas Vecinales, FEJUVE y otras organizaciones sociales alteñas (gremiales), han instaurado la designación de Subalcaldes por “usos y costumbres”, mediante ternas definidas por los dirigentes, de las cuáles el Alcalde de turno debía designar a estas autoridades municipales a cargo de la ejecución de la inversión pública desconcentrada en cada Distrito. Esto ha dado pie a innumerables denuncias de “aprovechamiento” económico, mediante la contratación de obras “menores” adjudicadas  a “empresas” o contratistas vinculadas a dirigentes.

La Alcaldesa, cumpliendo con sus atribuciones, ha decidido enfrentar esta distorsión de la “participación ciudadana” que tiene elementos perniciosos de prebendalismo y corrupción. Ahora es la Alcaldesa, como establece la normativa vigente, quien designa a los Subalcaldes y las Subalcaldesas en cada Distrito, rompiendo la red clientelar de influencia de ciertos dirigentes acostumbrados a beneficiarse del manejo administrativo de las Subalcaldías. Este parece ser el fondo del problema.

La Ley 031 Marco de Autonomías y Descentralización (LMAD) es clara en el horizonte de impulsar en las Entidades Territoriales Autónomas “espacios de planificación y gestión territorial”, las regiones en el caso de los departamentos, y los distritos tratándose de los municipios. En su Artículo 27 la LMAD establece que: “Los distritos municipales son espacios desconcentrados de administración, gestión, planificación, participación ciudadana y descentralización de servicios, en función de sus dimensiones poblacionales y territoriales, en los que podrán establecerse subalcaldías, de acuerdo a la carta orgánica o la normativa municipal”.

El proceso de desconcentración de la gestión municipal debe ser profundizado, dotando de mejores condiciones operativas, técnicas, de logística y presupuestarias a las Subalcaldías, y de ser necesario ajustar el ordenamiento territorial a la dinámica de la creciente y acelerada urbanización, que exige mayores niveles de planificación y gestión territorial de parte de los Gobiernos Municipales.

Considero que Soledad Chapetón, si la dejan gobernar, puede convertirse en una gran oportunidad histórica para construir institucionalidad municipal, que tanto requiere la ciudad de El Alto. Para ello la Alcaldesa debe estar consciente del desafío que demanda su gestión, que debe contar con un profundo sentido de cambio y transformación en la manera de gobernar una ciudad tan “abigarrada” como es El Alto; que haga posible una gestión eficaz y eficiente, con alternativas renovadas de gobernanza, en un municipio que cuenta con un importante capital social, donde la participación ciudadana y el control social, son conquistas cultural e históricamente arraigadas, pero que requieren canales institucionales y democráticos para hacerla productiva en beneficio del desarrollo alteño.

  [1] Fabián II Yaksic Feraudy, ex Viceministro de Descentralización y ex Diputado Nacional. Delegado a la Comisión del Pacto Fiscal del Gobierno Autónomo Departamental de La Paz.