22 sept. 2011

EL TIPNIS DESNUDA IMPOSTURAS GUBERNAMENTALES

El Gobierno y el MAS han equivocado el camino en la puesta en marcha de la carretera que pretende atravesar el corazón del Parque Nacional Isiboro Sécure que además es Territorio Indígena. Esta su doble condición obliga al estado a aplicar la normativa vigente para áreas protegidas que expresamente PROHIBE OBRAS DE INFRAESTRUCTURA en parques nacionales (Art. 23, DS 24781, Reglamento General de Áreas Protegidas); adicionalmente su condición de Territorio Indígena hace que cualquier intervención pública o privada que afecte a pueblos indígenas o al medio ambiente se debe hacer una consulta libre, previa e informada constitucionalmente establecida.


Si al incumplimiento de los preceptos constitucionales, en los que está incurriendo el gobierno del MAS, le sumamos el contrato llave en mano suscrito con la empresa brasileña OAS, que tiene varias observaciones, estamos en puertas de una flagrante violación de la Constitución Política del Estado y de la propia Madre Tierra a la que tanto se la defiende y a nombre de ella se vende una imagen gubernamental que devela la impostura entre lo que se dice y lo que se hace.

Este conflicto esta desnudando nuevas, profundas y peligrosas contradicciones aperturando una nueva querella entre pobres, esta vez por la distribución y usufructo de las tierras comunitarias de origen entre colonizadores, cocaleros y pueblos indígenas.

Lo cierto es que “Es importante que la marcha por el TIPNIS siga su camino hasta que haya una negociación, porque Evo tiene que saber que si va a vencer a los indígenas, es su derrota” (Boaventura de Sousa).